El vídeo funciona como un Lego